viernes, 16 de marzo de 2012

Cuanto más «enmadrados» estén, más independientes serán

Se creen algunos padres, los que más se dejan llevar por la tiranía de la sociedad y menos por su instinto natural, que a los hijos hay que acostumbrarlos cuanto antes a que sean independientes y seguros de sí mismos. Son estos los que ponen a sus bebés en cunas y destetan cuanto antes, y llevan a la guardería y animan a que caminen cuando ya saben hacerlo, ¡y no a ir en brazos de mamá todo el día! No sospechan que todas estas prácticas no hacen al niño más independiente, sino todo lo contrario. Ya hablé de como un bebé al que se pone a dormir solo no es que se acostumbre, sino que se resigna a no tener el amor de sus padres por la noche. En el caso del niño que se deja llorando en la guardería ocurre lo mismo. Si llora de esa manera cada vez que se despide de su madre es que no tiene la seguridad y confianza para enfrentarse a esta separación y no por imponérsela a la fuerza la adquirirá. Y si deja de llorar en cuanto la madre se ha ido, no es que le estuviera haciendo chantaje emocional y ahora ya está tan contento. Es que se ha resignado y ¿para qué seguir llorando si ya no hay solución?

El término "ansiedad de la separación" es uno que como muchísimos otros se inventó hace pocas décadas; antes no había sido necesario porque la sociedad no había impuesto estas separaciones, tan antinaturales, entre los bebés y sus madres, y no había habido ansiedad por ninguna de las dos partes. Que se hayan hecho necesarias, porque la madre tenga que ir a trabajar, por ejemplo, es una realidad. Pero los padres deberían al menos saber que las guarderías pueden ser un buen remedio para ellos, pero para los niños no. Aparte de ser un nido de enfermedades que se contagian unos a otros cuando sus cuerpecitos no tienen el sistema inmunológico lo suficientemente desarrollado porque se les destetó a muy temprana edad, en las guarderías los niños no reciben ni el cuidado ni el cariño que precisan a esta edad. Y el hecho de estar rodeados de otros niños tampoco contribuye más a su desarrollo emocional, porque a esa edad al niño el único contacto social que le interesa es el de personas que le quieran, no el de otros niños egocéntricos como él. Lo ideal para niños pequeños con ambos padres trabajadores es quedarse al cuidado de los abuelos o de una persona allegada que les quiera como si fuera su propia madre. Porque cuanto más amor y contacto físico tenga un bebé y un niño en sus primeros años, más feliz, afectuoso, independiente y seguro de sí mismo será al crecer. En un mundo ideal los niños jamás sentirían la ansiedad de la separación, porque serían ellos mismos los que se separarían de su madre cuando ellos estuvieran preparados para hacerlo, poco a poco y de forma natural. Es así como ocurre en el resto del mundo animal.

La independencia pues, no estriba en la separación. Es más, todos los estudios realizados demuestran que los niños que más "enmadrados" han estado en sus primeros años, más independientes han sido después, porque han tenido la seguridad, conexión emocional y apoyo que les han dado sus padres.

En cambio, hay muchas maneras de promover la independencia en los hijos, que curiosamente los mismos padres que están tan a favor de la separación, no ven. Por ejemplo, dejándoles explorar el mundo que les rodea sin ser sobreprotectores, como ya vimos. O dándoles opciones en vez de órdenes sobre lo que tienen que hacer. O dejándoles hacer cosas por sí mismos. Por ejemplo, teniendo acceso libre a la nevera para servirse ellos mismos un vaso de leche. Y si se les cae la leche, en vez que acudir corriendo a limpiarla farfullando "ya sabía que se te iba a caer", se les da el trapo para que ellos mismos la limpien o se les recuerda donde están los trapos diciendo: "veo que se ha derramado la leche; los trapos están en el cajón de abajo".

Otro aspecto importantísimo es el de su cuerpo. Por pequeños que sean, su cuerpo les pertenece y deberían tener sobre él mucha más autonomía de la que muchos padres les dan. El ejemplo típico es el del padre o la madre que insiste en poner otra capa de abrigo al hijo que se resiste. A ellos les parece que el bebé o niño pequeño debe de tener muchísimo frío, aunque ellos no van tan abrigados porque... bueno, son mayores. En el caso de los bebés, no hay que abrigarlos más que a nosotros mismos, pues sienten el frío o el calor de la misma manera. En el caso de los niños que juegan en el parque, si se niegan a abrigarse más, es que no lo necesitan porque están moviéndose y jugando. ¡Si tienen frío ya lo dirán!

Pasa lo mismo con la comida y con la ropa. Algunos padres insisten en forzar a sus hijos a comer cuando no tienen hambre o a darles alimentos que no les gustan. O les obligan a ponerse ropas que los niños no se quieren poner. Los atañen a horarios, de comer, de irse a la cama, de levantarse, que no concuerdan para nada con sus propios intereses. Más tarde en el colegio les obligan a estudiar cosas que no les interesan nada...

Todo esto no solo no promueve la tan ansiada independencia de los hijos sino que la medra porque no deja de ser opresión y falta de libertad. Es cierto que para vivir en sociedad hay que atenerse a ciertas normas, pero bien mirado, se podrían reducir a una: "Vive y deja vivir" o "Haz lo que quieras siempre y cuando no estés haciendo daño a los demás o a ti mismo". Muchos padres deberían pararse a reflexionar sobre esto y preguntarse si realmente es tan importante que su hijo se bañe cada noche si él no quiere hacerlo, o se ponga la ropa que ellos escogen y no la que quiere el niño, aunque la camiseta y el pantalón no peguen nada. ¿Y qué más da que vaya descalzo, sobre todo estando en casa? De hecho, ir descalzo es terapéutico y saludable, algo que los bebés y niños deberían hacer más.

35 comentarios:

  1. Muy de acuerdo con todo lo que planteas al final de este post pero para nada con el principio. Tenemos una pareja que tiene un niño "enmadrado" y el niño es insoportable, no puede estar en sociedad porque no deja en paz a nadie, hay que estar constantemente todo el día pendiente del dichoso niño, monta pataletas, hay q estar cogiéndolo en brazos todo el rato. Lo único que han conseguido con esto es que los demás padres nunca queramos quedar con ellos, sólo cuando dejan al niño con los abuelos, porque los demás no tenemos porqué aguantar al niño cuando los nuestros son de lo más razonables y juegan juntos sin dar problemas. Bueno, y ni te cuento la pataleta que tuvo al meterlo en el cole que lo tuvieron que sacar, y ahora con 4 años ni va al cole, no sé qué piensan hacer cuando cumpla 5. Allá con las consecuencias cada uno de criar a un hijo enmadrado, que al final es un niño egocéntrico, molesto y malcriado.

    ResponderEliminar
  2. Los niños pequeños no tienen que "estar en sociedad". Eso es una imposición que va contra naturaleza. Tampoco debería obligárseles a ir al colegio, y menos si montan pataletas, que es su manera de rebelarse contra un sistema que está pensado para facilitar la vida a los padres, pero no a los niños. El egocentrismo en los pequeños es algo natural. El error de la mayoría de los padres y tutores (presionados por la sociedad) es imponer una socialización a la que no están preparados todavía. Lo ideal es que se les deje adaptar paulatinamente y a su ritmo, si no se les quiere crear traumas. La explicación típica de muchos padres, "se tienen que acostumbrar", es una gran equivocación. Forzar al niño (o a cualquier persona) a hacer algo que no quiere es una violación de los derechos humanos. Por favor, felicita a tus amigos de mi parte por haber sido tan valientes de sacar a su hijo del colegio y al niño por tener tan claro lo que quiere (el cariño de sus padres) y lo que no quiere (estar con adultos que piensan que es "insoportable", "molesto", "malcriado"...).

    ResponderEliminar
  3. Con mi primer niño hice todo a su ritmo, no fue al cole hasta los 2 y siempre le h cuidado yo, y no le impongo en exceso aunq inteto educarle en valores el problema es que con 4años no se queda con nadie de la.familia, tiene miedo de dormir en su cuarto y de otras cosas nose si es cuestion de tiempo para estar preparado o el problema es la manera de hacer, tengo otra niña de año y medio cn pecho todavia,duermo cn ella,la verdad que me encanta criarlos cn amor pero me gustaria recuperar parte de mi vida y dormir con mi marido.

    ResponderEliminar
  4. Es un poco de todo. Si lo has criado con apego, es normal que él quiera estar contigo y no con los miembros de la familia que no le hacen tanto caso. Que tenga miedo a dormir en su cuarto (solo, imagino) es también normal; a nadie le gusta dormir solo. Si quieres recuperar parte de tu vida anterior a tener hijos y dormir con tu marido, quizás tengas que plantearte lo que hacen tantos padres: poner a sus hijos a dormir solos, desapegarse de ellos, etc. Pero te aseguro que estos años, cuando aún son pequeños, pasan muy rápido y luego ya nunca más volverán a querer estar tan cerca de ti; al contrario, puede que entonces seas tú la que te quejes de que no te hacen caso. ¿Y no habéis probado a dormir los cuatro juntos en una gran cama familiar? Nosotros siempre lo hemos hecho, o con colchones en el suelo, y nunca ha sido un problema para nadie.

    ResponderEliminar
  5. Carmen me pareces una cuentista que no tiene ni puta idea de lo que habla

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí me parece que alguien que ofende gratuitamente amparado en el anonimato, es imbécil y cobarde.

      Eliminar
    2. A mí me parece que alguien que ofende gratuitamente, aunque dé su nombre real, es imbécil, si se ampara en el anonimato, además es cobarde, como bien señala Fernando.

      Eliminar
    3. Ademas poco agradecido donAñ Anónimo....Por q el consejo es formidable si de verdad quieres recuperar tu vida marital...Y dormir tranquila con tus hijos....Miles de años ....Miles de familias hemos repetido está sana costumbre q si no les gusta la pudiesen respetar....Así como debemos respetar a las familias q maltratan a sus hijos y los abandonan...No les dan pecho a sus bebés....Los dejan llorar...Los gritan y amenazan... Hasta q son adultos....Y no les enseñan el manejo emocional...

      Eliminar
  6. Gracias por tu opinión, Anónimo. Hablo según mi experiencia de muchos años tratando con niños, de recordar mi propia infancia y de haber estudiado psicología y desarrollo infantil.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Carmen, me gusta todo lo que cuentas en general, y cómo lo razonas. Yo intento educar a mi hijo más o menos con esas directrices, pero reconozco que me cuesta, y que no siempre lo hago bien.

    Por suerte mi mujer es mucho más sabia y paciente que yo para estas cosas y me enseña el modo correcto de hacerlo (la pobrecilla nos tiene que educar a los dos, al niño y a mí).

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por pasarte por aquí, Nando. Tu mujer y tu hijo tienen mucha suerte de tener un marido y un padre como tú. Normalmente es más fácil para las mujeres educar de manera más natural, empática y compasiva. Esto es así porque desde siglos vivimos en una sociedad patriarcal y se educa a los hombres para que sean más autoritarios y menos afectuosos. La mayoría de hombres que conozco sigue resistiéndose a esta manera más natural de educar, aunque por suerte también hay muchos como tú, y cada vez sois más. A todos nos cuesta, porque a nosotros nos educaron de manera diferente. Creo que nuestros padres también intentaron hacerlo de la mejor manera posible y sin embargo se equivocaron. Pero vamos evolucionando con cada generación. Nosotros también nos equivocaremos en algo, pero al menos somos conscientes de querer hacerlo mejor a través de la comunicación y la empatía con nuestros hijos, teniendo siempre presente que ellos también son personas y se merecen el mismo respeto que todos los seres humanos. A los hombres os cuesta más también porque en el plano emocional se os educó peor que a las mujeres. Aún hoy, de los niños varones se exige que "no lloren como niñas", que "sean hombres", en fin, que supriman sus emociones. ¿Qué peor insulto puede haber para un hombre que le digan que es "un niño de mamá"? Es muy triste, pero por suerte cada vez pasa menos.

    Un abrazo para ti y otro monumental para tu mujer. Educar a un hijo es difícil, pero educar a un marido aún más, y a los padres y los suegros ni te digo...

    ResponderEliminar
  9. Mi hijo tiene casi tres años y es extremadamente dependiente mío, no me deja dar un paso, no exagero en absoluto: SIEMPRE va cogido a mi pierna, a mi mano o en mis brazos. No ha ido a guardería y acaba de dejar el pecho. Intento tener paciencia pero no conozco a nadie con su comportamiento: sobrinos, amigos y vecinos de su edad juegan e interactúan, el mío no quiere ir al parque, no habla con nadie, tiene mucho miedo y vergüenza, siempre he tenido toda la paciencia y he criado con mucho apego aún las críticas, y a esperar que ya cambiará ¿cuándo? sinceramente, en lugar de ir a mejor, cada día está más enmadrado, me agobia y me preocupa que sea así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ann, yo no te conozco ni sé cómo es la relación con tu hijo, pero por lo que cuentas, quizás (solo quizás) la dependencia de tu hijo en ti vaya a peor, como tú dices, porque él percibe tu agobio y preocupación. Criar con apego no significa aislar al mundo de ti y del niño. Repito: no sé cómo lo has hecho durante estos tres años, pero desde la ignorancia, te propongo que sin imponerle nada al niño, seas tú la que siga el comportamiento que te gustaría ver en él. Por ejemplo, ve al parque y siéntate tú en la arena a hacer castillos, habla con otros niños, propón juegos, etc. Yo siempre lo hice así con los míos. A los tres años seguían muy apegados a mí, pero nunca me preocupó. Sí que jugaban con otros niños, pero yo siempre estaba con ellos. Yo creo que eso es bueno y que así crecen más preparados para saber en quién pueden confiar y en quién no, pero sé que se necesita mucha paciencia. Ante todo, creo que es importante que tú seas feliz también: tu hijo está notando que no te gusta la situación actual. Hay muchas madres que se sienten como tú; si necesitas apoyo te puedo dar el nombre de algún grupo de Facebook que te puede ir bien. Mi segundo hijo dejó el pecho a los cinco años, así que imagino que estaba tan o más enmadrado que el tuyo. Ahora tiene seis años y su hermano ocho. Los dos juegan e interactúan con otros niños sin ningún problema. Siempre lo han hecho, pero desde hace un par o tres de años a mí no me necesitan para nada en ese aspecto.

      Eliminar
    2. Gracias por vuestras respuestas. Sí, Carmen, es muy posible que esté notando mi preocupación. Cada vez que voy al parque o quedamos con amiguitos me agobio más porque su comportamiento va a peor. Esconde la cabeza entre mis piernas y no quiere saber nada de nadie, incluso cuando voy a la compra (el mismo lugar que visito desde que nació) últimamente no quiere estar allí tampoco, solo ir a casa y ahí si está en su ambiente, está relajado. Es muy tímido y temo septiembre y la entrada al cole, quizá él lo nota. Todo el mundo me dice que es así porque no ha ido a guardería y eso me hace sentir mal. Otro tema que lleva muy mal es lo de hacer caca (no se si estará relacionado), el pipí muy bien pero la caca la retiene hasta 5 días y sufre mucho. Voy a intentar salir más y dejar de agobiarme, estar tranquila, pensar que es una etapa y no dar tanta importancia, cada uno es como es y tanto su padre como yo también fuimos niños tímidos. Gracias.

      Eliminar
  10. Esta educación es la ideal, si el mundo fuera ideal. Pero el mundo no es ideal, el mundo es un mundo social, hoy más que nunca, un mundo en el que hay que prepararse para el éxito con la humildad, pero también prepararse para el fracaso con la inteligencia emocional suficiente de volver a intentarlo, seguir adelante y luchar.

    Por mi parte respeto estas teorías, pero los niños en mi entorno que llevan este tipo de educación, y me baso en datos empíricos son tímidos, vergonzosos, tristes y antisociales, aunque con una capacidad intelectual muy alta.

    Tan importante es dar el afecto que dan la mayoría de animales a sus crías, como dejar el egoísmo a un lado y ser generoso para dejarles aprender y volar por si mismos. Yo creo que en el término medio está la virtud. Y los dogmas nunca son buenos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu aportación, Luis. Estoy de acuerdo contigo, sin embargo, sigo pensando que el sistema educativo actual debe evolucionar para tener más en cuenta las necesidades de los niños. Tal como están las cosas actualmente, la sociedad sigue poniendo antes los intereses de los adultos que los de los niños. No sé exactamente a lo que te refieres cuando dices "los niños en mi entorno que llevan este tipo de educación". ¿Quieres decir los que no han ido a la guardería? Yo solo puedo hablar con conocimiento de causa sobre mis propios hijos y otros niños que conozco que no solo no fueron a la guardería sino que no van al colegio. Y no son ni vergonzosos, ni tristes ni antisociales, sino todo lo contrario. En el artículo hablo de la importancia de dejarles aprender por sí mismos (de hecho, mis hijos precisamente aprenden solos, no van al colegio), así que no entiendo tampoco qué quieres decir con dejar el egoísmo a un lado.

      Eliminar
  11. Se me olvidaba, también soy psicólogo especializado en desarrollo infantil.

    Un saludo Carmen.

    ResponderEliminar
  12. Ann, no debes angustiarte. Los niños tienen una capacidad de adaptación increíble comparándola con los adultos.

    Introdúcele poco a poco en el mundo social, sin hacerlo bruscamente. Con juegos con primos, familiares, algún amiguito. Invítalos a casa para que él se sienta en su entorno y en su lugar de confort, y en tu presencia. El día que lo veas cómodo, puedes intentar probar a dejarlo durante pequeños periodos para ver su reacción.

    Si has llevado esta educación hasta ahora, no es conveniente que lo lleves a la guardería de una.

    ResponderEliminar
  13. Hola! Carmen soy Herminia y tengo un hijo de 7 años y medio y desde que nació lo he cuidado yo. Soy mamá sola y he conseguido trabajos de medio tiempo para estar con él cuando sale de la escuela. Económicamente vivimos con pocos recursos, muy pocos y mi ropa es modesta y la de él también. Yo sigo buscando formas en las que pueda ganar nuestro sustento sin dejar de estar en las tardes con él. Cuando lo invitan a algún lugar quiere llevarme con él y con que yo solo esté presente él se divierte. Hace algunos días vinieron de vacaciones sus primos y se fue a quedar a casa de mi mamá con ellos. No me extrañó, ni me necesitó. Creo que cada vez se está volviendo más independiente lo cual es bueno para él, aunque yo me haya quedado acostumbrada a su dependencia. Saludos y buen artículo!

    ResponderEliminar
  14. Gracias por contarme tu caso, Herminia. Sí, los niños van buscando su autonomía de manera natural. Gracias por leerme.

    ResponderEliminar
  15. Hols Carmen. Mi caso es un poco distinto. Tengo una hija de 2 años que veo poco por razones de trabajo y que vive con mis suegros y con mi mujer. Conmigo no quiere relacionarse y no se como proceder.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuel. Eso es bastante normal. Incluso si vivieras con ella, lo primero es mamá y más tarde es papá. Si me permites un consejo, no desesperes y sobre todo no te lo tomes como algo personal. A mis dos hermanos les ha pasado lo mismo con sus hijas, y eso que ellos sí han estado siempre en casa. Aprovecha todo el tiempo que puedas para estar con ella. Si no quiere estar a solas contigo, no la obligues, pero tampoco te alejes. Si sigues acercándote con amor pero sin presionarla, llegará un día (no muy lejano) en el que tú serás tan importante como su madre o más.

      Eliminar
  16. Hola señora! Me hizo muy bien leer su blog, tanto los casos de los padres como sus respuestas que son justo el tipo de crianza que busco. Hace un rato estaba amargadísima porq mi hijo de dos años es muy dependiente de mi, extremadamente. Si bien pasa tiempo a solas con mi mamá y mis hermanas, no puede ver que me voy y no entiende que voy a volver. Influenciada por gente allegada lo lleve a la guarderia pero en verdad sufrio mucho asique lo deje de llevar. Me siento muy indentificada con lo que usted dijo a un padre de que el niño presiente mis estados de agobio y eso lo preocupa y agobia a el tambien. Solo me hace falta mas paciencia y menos comparaciones con otros niños y dejar de llorar por sentirme una mala madre. Millones de gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a usted, Agustina. Me alegro muchísimo que leer mi artículo la haya ayudado a ver las cosas de otro modo.

      Eliminar
  17. Hola Carmen, mi caso es el siguiente: tengo un niño de 2 años que siento que no tiene ningún apego hacia mi, ni hacia nadie. Es un niño al que no le preocupa que me separe de él y que se va con cualquier persona sea conocida o no. Por un lado me parece bien que no sufra cuando nos separamos pero por otro me preocupa que para él no sea más que una persona más que pasa tiempo con él. Yo procuro estar todo el tiempo posible con él, no va a guardería (lo cuidan mis padres) y duerme conmigo todas las noches. Qué es lo que puedo estar haciendo mal?

    ResponderEliminar
  18. Hola, Elena:
    No necesariamente tienes que estar haciendo algo "mal" y yo tampoco podría decírtelo porque no os conozco a ti y a tu hijo. Quizá su temperamento sea así, desapegado. O quizá por el hecho de haber crecido no solo contigo sino también con sus abuelos, se sienta seguro como para no sufrir cuando tú te vas. Si es algo que te preocupa y no te explicas, pregúntaselo a él mismo. Puede que te sorprenda. Yo, al menos, siempre lo he hecho así: cuando me he sentido perdida y sin saber qué puedo estar haciendo mal, se lo he preguntado a los niños mismos. También tienes que estar preparada a que te diga algo que no te gusta o de lo que no te habías percatado.

    ResponderEliminar
  19. Hola Carmen, tengo un bebe de 18 meses que solo quiere estar conmigo, no quiere quedarse con su padre, ni que le de la comida, ni practicamente nada; pues casi nunca se ha ocupado ee ėl, nunca se ha levantado por la noche ni cuando ha estado enfermo y el padre me culpa a mi de su supuesta obsesion conmigo.
    El niño no quiere quedarse con nadie a no ser que este yo,no quiere comer con nadie y solo duerme conmigo, pues llora mucho y se despierta continuamente si no me siente con ėl.
    lo he tenido en la oficina conmigo hasta dia de hoy que presionada por todos lo he tenido que llevar a la guarderia, pues segun el entorno y lapediatra le estoy haciendo mucho daño por ser tan dependiente. Con el corazon roto lo he llevado y el nene esta fatal, esta muy raro, se ha puesto malito 2 veces en 15 dias, mucho mas dependiente de mi y llora por todo. He decidido sacarlo e ncontra de su padre pero me parte el alma verlo asi. Crees que tan mal lo hago?
    Ahora además estoy embarazada de 2 meses y parece que lo sepa pues aún esta mas dependiente todavia. Yo estoy muy preocupada pues no se que hacer cuando llegue el momento de que nazca el bebé. Que pasara con el niño que tendra 26 meses si no quiere quedarse con nadie de noche ni de dia. Bien tendré que parir y estoy muy asustada pués todos me presionan con que lo vaya separando de mi. Como le puedo hacer eso? Podría orientarme un poco en como actuar?
    Grácias de antemano.

    ResponderEliminar
  20. Yo no creo que tú estés haciendo nada malo, todo lo contrario. Estás escuchando a tu hijo y siguiendo tu instinto de madre. Ni el padre, ni la pediatra ni el entorno saben mejor que tú y tu hijo lo que ambos necesitáis. Que el padre de tu hijo te culpe de su dependencia cuando él, según dices, no se ha preocupado de crear lazos emocionales con el niño, me parece muy grave; para mí sería razón suficiente para separarme de él, no de mi hijo. Si quieres mantener tu unión con él, quizás puedas sugerirle que realice su labor de padre en vez de culparte a ti por realizar la tuya.

    Tu grito de ayuda me ha llegado al alma porque realmente estás en una situación difícil. Espero que te sirva de algo saber que no eres la única, que somos muchas las que estamos o hemos estado en tu situación. Yo también recibí incomprensión y presión familiar (de los pediatras no, porque simplemente no llevo a mis hijos al médico a no ser que realmente estén enfermos, lo cual no ocurre, pero ese es otro tema). Mi primer hijo estaba tan apegado a mí como me cuentas que el tuyo lo está a ti. Yo me quedé embarazada del segundo cuando el primero tenía trece meses y tuve las mismas preocupaciones que tienes tú en cuanto al parto. Apenas estuvimos separados unas horas, ya que no me quedé en el hospital. El niño se quedó con su abuela paterna unas horas y luego con su padre. No tenía apego con ninguno de los dos, y aun así no lloró ni pareció echarme de menos, y cuando conoció al nuevo bebé se puso muy contento. Con esto quiero decirte que nuestro apego se mantuvo firme hasta el momento inevitable en el que nos tuvimos que separar por unas horas, y luego continuó. Su reacción me sorprendió; puede que a ti también te sorprenda tu hijo. Mis dos niños han ido separándose de manera natural de mí, sin presiones ni ansiedad. Jamás los he llevado a la guardería porque creo que las guarderías son perjudiciales para todos los niños sin excepción (otra cuestión es que por razones laborales o de otro tipo, sea lo más conveniente para los padres).

    Te repito que, en mi opinión, tú estás haciendo lo mejor al escuchar a tu hijo y a tu propio corazón. Si tanto a ti como a él os duele la experiencia de llevarlo a la guardería, ahí tienes la respuesta de que esa no es la solución. Me gustaría poder recomendarte algún libro mío para continuar enviándote mi apoyo, pero por desgracia aún está por escribir. Así que mientras tanto te recomiendo "Bésame mucho" del pediatra Carlos González. Es una pena que un médico tenga que decirnos lo que muchas madres ya sabemos por instinto, pero eso es lo que ha conseguido la presión social.

    Un abrazo,
    Carmen

    ResponderEliminar
  21. Hola carmen, sigo este tipo de crianza y estamos todos muy felices, pero como es normal, me asaltan las dudas.
    Mi hijo de casi 4 años no va al cole, es muy tímido y muy dependiente, me podrias pasar algún grupo de facebook de los que has ofrecido? El sentirte arropada viene muy bien.
    Lo que más me preocupa es q de un tiempo a esta parten vuelve a ser todo mama, el padre quiere involucrarse y no puede, ni calentarle la leche! Si lo hace él no la quiere. Es normal? Decidimos seguir su ritmo, pero nos está costando un poco, al papa le gustaría hacer algo mas q jugar...
    Gracias por todo y por dar voz a los niños!

    ResponderEliminar
  22. Hola. Hay un grupo en Facebook que lleva el nombre de Carlos González Pediatra + Apego (aunque él no tiene nada que ver con el grupo). Quizá te sirva pues sus miembros son madres que creen en este tipo de crianza y se apoyan cuando lo necesitan.
    En mi opinión, lo que hace tu hijo es normal y no es motivo de preocupación, aunque entiendo que para el padre pueda ser doloroso. Mis dos hijos también estuvieron muy apegados a mí de pequeños, pero ahora adoran también a su padre. Lo de no querer la leche si se la calienta él es algo que seguramente pasará... si no le dais importancia dejará de hacerlo. Eso sí, tampoco es cuestión de que se haga todo según la conveniencia del niño, pues vosotros dos también sois importantes. Yo le explicaría (pero sin enfadarse ni forzar nada) que tú no puedes siempre calentarle la leche o hacerlo todo por él porque tienes mucho trabajo y te cansas y por eso los papás sois dos y también es deber del papá cuidarlo y educarlo a él en todos los sentidos, no solo para jugar.
    Espero haberte ayudado en algo.

    ResponderEliminar
  23. Hola Carmen, estoy de acuerdo con la mayoría de cosas. Sin embargo, te he de decir que trabajo en una guardería y te puedo asegurar que a todos y cada uno de los niños se les da muchísimo cariño y comprensión. A veces, mucho más que en su propia casa. Y nos ponemos en el sitio del niño y no entendemos que, por ejemplo, los padres tengan fiesta en su trabajo y aún así traigan a los niños a la guardería. Hay guarderías y guarderías, no se pueden poner todas en el mismo saco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy la razón. Desgraciadamente, hay padres que no cumplen bien con su papel y en esos casos, desde luego, los niños están mejor en la guardería. Mi principal preocupación es que en las guarderías, como en los colegios, no hay suficiente personal para hacerse cargo de tantos niños.

      Eliminar
  24. Ay pues el mio es independiente total de mi,hay veces que me preocupa y todo. Desde que nació e sido yo la dependiente de mi hijo.Nunca me separe un rato de el y no a ido a la guarde ni nada,antes estaba un poquito enmadrado pero ahora con menos de 2 aňos si quiere algo de la mesa grande se coloca la silla se sube y lo coje el y con todo igual.Va a su bola y juega el sólito siempre no tiene miedo a nada se va con quien sea no me necesita para nada. pronto se me va con otra mi cuchucu,nose yo si es bueno que sea así tanto tanto.. Esa es mi pregunta?? Ah y tampoco es cariňoso ni nada.

    ResponderEliminar